El blog de Inma Fernández.

sábado, 12 de marzo de 2016

Los ojos de Blade Runner

http://elpais.com/elpais/2016/03/10/ciencia/1457632039_805570.html?id_externo_rsoc=TW_CM


Apenas pasaba de adolescente cuando fui a ver el estreno de esta película que me impactaría para siempre. Pues, no se como decirlo, pero desde el mismo momento que la estaba viendo sabía que eso "un día iba a ser así". Con total certeza y seguridad. De esas certezas que nacen de la mente rigpa que dirían los tibetanos. Y que no te dejan la menor duda de ello. El estupor que me causó ser consciente de ello, lo he arrastrado durante largos años, hasta que, cuando comencé mi trabajo con Santiago Niño-Becerra, ya por 1999, los descubrimientos que comenzamos a hacer juntos, cada día, cada paso, me corroboraban la certeza de que esa película era una premonición, propia de la visión de alguien se avanzó a su tiempo como en otras épocas pudo ser Julio Verne.

Cuando hoy, he visto en mi revisión diaria de todos los periódicos a los que estoy abonada esta noticia: http://elpais.com/elpais/2016/03/10/ciencia/1457632039_805570.html?id_externo_rsoc=TW_CM sin decir nada nuevo -aunque si lo sea-.. Quiero decir, sin decir nada nuevo porque ya vengo anunciando hace mucho el avance de la biotecnología, la robótica y la inteligencia artificial (en mi ponencia, http://www.circuloatenea.blogspot.com.es/2016/01/el-nuevo-modelo-economico-el-imperio-de.html, añado que la implantación del Nuevo Modelo es facilitada por estos avances científicos y tecnológicos, pues sin ellos sería imposible) Sin decir nada nuevo, al leer este artículo no he podido dejar de rememorar esa percepción, esa certeza que me produjo esa película hace tantas décadas. Sensación que aún hoy, me lleva a ver esa película por enésima vez, embargada por una inmensa emoción.. La emoción que me anuncia que el mundo, tal como yo lo he vivido y lo entiendo.. Está por acabar. Una pena inmensa me inunda. Si, seguro que como a muchos de vosotros, me parece tremendo lo que está ocurriendo y una locura de los humanos jugando a querer ser dioses.. Pero os voy a contar algo.. para contrarrestar esta sensación nuestra, tan de nuestra época, tan de nuestro tiempo y a la que llegamos por los puntos de referencia con los que hemos vivido toda nuestra vida, a los que nos aferramos y defendemos como válidos.

Recordáis que en varias ocasiones, a través de la red social, os recomendé asistir a una Exposición en el CCCB llamada +Humans?. La visteis? Impresionante. Verdad? Más, cuando aparte de lo que se ve.. se lee entre líneas lo que vendrá.

Bien, pues acerca de ella, os contaré que escuché una conversación entre una chica de unos 22 años y una niña de 10, que me dejó alucinada y me refutó la certeza que he expresado en varias ocasiones, acerca de que cada generación está preparada para lo que va a vivir (por ejemplo aquí: http://elblogdeinmafernandez.blogspot.com.es/2016/01/las-diferentes-generaciones-y-su.html) Ambas hablaban entusiasmadas de todo lo que habían visto en la exposición. Comentaban que en un futuro tendrían robots en casa y la nevera enviaría mensajes al supermercado cuando se les acabaran los yogures y el móvil sería un punto implantado en su muñeca.. No puede evitar preguntarles si no les importaba que "El Gran Ojo" supiera todo de ellas y de sus intereses, y el futuro tuviera que ver con depender hasta ese punto de objetos externos a ellas. Me respondieron que no les importaba en absoluto que supieran todo sobre su vida, porque, en primer lugar, seguro que ya ahora también lo sabían aunque no lo dijeran, por lo que, por lo menos entonces sacarían más beneficios de la situación que ahora. Y que la libertad de movimientos y la comodidad que dan los aparatos nunca hacen innecesario el ingenio. Que al fin y al cabo quienes deciden como utilizar su tecnología son los humanos y que lo importante era "tener criterio, no creer en todo lo que te digan y pensar por ti misma". Eso me lo comunicó la niña de 10 años. Me inundó el corazón de alegría ver los ojos de esa niña mientras me hablaba. Era el futuro. Ella sabía y yo sólo..era una espectadora.  Me dejó boquiabierta.. pero también con el espíritu en paz. Las nuevas generaciones también "saben" y "conocen" como funcionar en su tiempo.. Podemos confiar en ellas. Y.. en los humanos, al final.

Así, ya no hay nada más que decir. El mundo, que ya es de ellos y no nuestro, pues nosotros a los nuevos nacidos ya sólo les podemos enseñar que el aceite hirviendo quema y que los coches con velocidad, matan.. El resto lo han de aprender ellos mismo, y como me dijo la niña "con mente crítica".

En resumen, esto viene a expresar que, aún cuando a mi no deje de producirme una pena profundísima hacia donde se aboca el futuro del ser humano.. La conversación de los jóvenes, sean temerarios, inconscientes, o no.. Está indicado cual es el camino. Y, que.. Nuestra mente, como la de cualquier otra generación, llena de juicios previos -o prejuicios, dicho de otro modo- basada en los valores de nuestro tiempo y nuestras experiencias personales, no puede.. o no está preparada para sacar conclusiones y deducciones válidas de lo que está por venir. Porque lo que está por venir  ya es "de ellos".