El blog de Inma Fernández.

lunes, 20 de julio de 2015

Hola a tod@s!!

Me hace una tremenda ilusión iniciar esta nueva, novísima andadura para mi.

Hace tiempo que vengo sintiéndome “coja”, al venir expresando sólo una parte de mi, sólo una parte de mi visión: la más pragmática, concreta y realista. Creo que ha llegado el momento de que, sin dejar de lado en absoluto esa parte de mi trabajo, en el cual queda encuadrada la parte más física y concreta del Estudio del cambio de Modelo Social al que estamos asistiendo y en el que, en un trabajo conjunto iniciado en el 1999 junto con mi socio Santiago Niño-Becerra, él como economista y yo como astróloga-financiera -puesto que él no tiene la más mínima idea de Astrología- y que perdura hasta hoy, continuamos juntos ampliando nuestro conocimiento social, comprendiendo con toda profundidad cada paso que se da a nivel económico o político, ya que ya los habíamos previsto de antemano.

Este blog en ningún momento deja de lado ese profundo Estudio, ya que seres físicos somos y en un mundo físico nos movemos. Y por lo tanto nada como la expresión física que  nosotros entendemos como “real”, manifesta con total claridad hacia dónde camina la evolución humana y cuál es el Nuevo Modelo que se impondrá con toda seguridad entre el 2018 y 2020 como vengo anunciando hace 16 años y ha sido también el título de mi última ponencia en el Congreso Ibérico de Barcelona de este pasado junio, que espero poder haceros llegar a todos en cuanto los organizadores me den vía libre para ello.

Bien, como decía, este blog lo que viene es a COMPLEMENTAR. Me hace una tremenda ilusión porque es un poco como desnudarme. Aquí contaré el otro lado de las realidades que nos envuelven, en las otras “realidades” o “dimensiones” en las que nos movemos como humanos.

En la Ponencia conjunta con Santi titulada “Las Grandes Crisis Socioeconómicas de la Era de Piscis” (http://www.circuloatenea.blogspot.com.es/2008/07/art-las-grandes-crisis-socioeconmicas.html) hablábamos en el 2004 de como todas la veces que se daba ese tipo de Cruz T, a nivel de económico se daba un cambio de Modelo. Es decir, el antiguo moría y era necesario establecer uno nuevo. Bien. Con la vertiente más pragmática de mi visión la  cosa llega hasta aquí y ya sólo queda establecer paralelismos entre las circunstancias de esos momentos y las actuales para advertir cuáles serán las realidades concretas  en esta ocasión. Bueno, sólo no, que ya es mucho, porque el hecho de saber que mi trabajo y mi visión llegó antes de septiembre del 2007, -cuando recomendaba a todos mis clientes que vendieran absolutamente todos sus bienes sobre todo inmuebles antes de esa fecha-, a las manos de muchos presidentes de entidades financieras y que después, ha llegado a muchas más a través de los libros, me produce una sensación de orden interno, de calma espiritual, de mi función realizada que casi no puedo ni expresar, de la felicidad que me provoca. Debe de ser la sensación de la misión cumplida.

Por eso sigo en todos los frentes que mi tiempo y la tecnología me permiten, intentando ampliar visiones allí donde sea necesario, ayudar a cambiar estrategias y entender de tiempos propicios tanto  a grandes empresas, como a pymes y autónomos que ven peligrar su barco y su estabilidad financiera con mucha angustia. Creo que cuando alguien me escribe posteriormente y me dice algo como por ejemplo: “Inma, gracias a tu orientación hemos salvado la empresa”, yo lo primero que pienso es.. “y 100 puestos de trabajo, 100 familias que siguen ahí, viviendo, fuera del riesgo de exclusión social que amenaza tan gravemente a casi un tercio de la población”. De verdad que se me pone la piel de gallina cuando lo leo. El gozo me calienta el alma y el corazón me canta de alegría. De verdad que creo que no hay nada, ni siquiera en mi vida personal que me provoque ese estado casi de éxtasis.

Esa es la razón de fondo constante de mi trabajo. Intentar llegar a ampliar la visión de todo el que me rodea para poder aportar mi granito de arena en este engranaje social y que todos los humanos tomen las decisiones más adecuadas en sus vidas. Pensando por sí mismos. Sintiendo por síi mismos. Huyendo de convencionalismos, pensamientos comunes, clichés sociales y  comodidades varias. Es importantísimo, vital en estos tiempos estar muy despierto y conectado. Yo haré todo lo posible por estar ahí siempre.

Trabajo para esta semana: Que pensáis que hay que hacer y que no hay que hacer para estar “despiertos” y “conectados”?

Estáis todos invitados a contestar! Bienvenidos!